martes, 12 de julio de 2016

DESCONTAMINANDO LAGUNAS DEL PERÚ


Se hizo conocido por un hecho singular
Todo el Perú se enteró de Marino Morikawa hace seis años por una noticia impresionante. Había culminado sus estudios en la prestigiosa Universidad de Tsukuba en Japón, cuando su padre le aviso que la laguna El Cascajo, (Huaral), en donde ambos pescaban durante su infancia, iba a ser cubierta para convertirse en campo de cultivo por estar totalmente contaminada. Apenas se enteró, Marino viajó a Perú y decidió descontaminar la laguna.
Gente de la zona lo creía un loco, pero Morikawa fue solo, se valió de materiales artesanales, se internó en la zona afectada y lo logró.
¿Pero cuál es el proceso para descontaminar una laguna así?
Para conseguirlo, Morikawa puso el ejemplo de El Cascajo en facilito. Primero, explicó que cuenta con 25 inventos para descontaminar un hábitat. En este caso, uso la micronano burbuja:
“Es una burbuja 10 mil veces más pequeña que la de la gaseosa. Tiene unos iones positivos y negativos. Eso genera que tenga una concentración alta de energía. Las bacterias, por tener esta concentración, se adhieren a esta nano burbuja. Al adherirse, como ya no pueden escaparse, se autodestruyen o se mueren por la falta de movilidad o alimento”, explicó.
“O sea, estamos creando una bombita para que estas bacterias se desmolecularicen y ya no existan”, agregó.
Marino purificó la laguna en 15 días y sin esperar recibir algo a cambio. Más de 70 aves y peces volvieron a aparecer, y ahora los residentes de la zona cuidan su humedal.
Formó una empresa



Antes de formar Nanoplus 7, Marino era catedrático en Japón, hasta que recibió una invitación de un amigo peruano para formar una empresa por el bien de su país. La empresa se formó a finales del 2014.
“Dejé todas las cosas en Japón. En Perú tocamos todas las puertas. Muchas nos aceptaron (…) y allí Nanoplus 7 comenzó a crecer”.
“Desde allí comenzamos a viajar por todo el Perú para ver todas las problemáticas de la contaminación. Si tenemos todos los medios, tenemos la posibilidad de descontaminar hasta más del 70% de los hábitats naturales del Perú. Y lo podemos hacer, porque tenemos la tecnología, tenemos el Know How, aparte de todas las creaciones e inventos. La diferencia de todo, es que sin utilizar ningún componente químico”.
Aunque su amplia experiencia ya le había permitido viajar por el Perú y el mundo
“Estando en la universidad, he podido recuperar más de 30 hábitats naturales. Solucionar problemas desde África del Norte, Asia y Sudamérica. Con esta experiencia, me he podido dar el gusto de recorrer nuestro país y decir si se puede recuperar”.
“Nuestra misión es dar una conciencia a las personas, aportar conocimiento. Hemos recorrido toda Sudamérica porque nos han llamado diferentes autoridades”.
Ahora tiene dos grandes proyectos en Perú
Entre varios proyectos y retos que se plantea Nanoplus 7, estos son dos de los más importantes.
Lago Titicaca
Piensan descontaminar el Titicaca a finales del próximo año. Ya tienen el plan para trabajar en la zona con el apoyo de cinco empresas. Solo falta saber quién va a tener la licitación sobre las plantas de tratamiento de aguas residuales.
Por lo pronto, junto con el Hotel Libertador, realizan una campaña de concientización ambiental para salvar el Lago.
“Hemos ido ya a cuatro colegios de diferentes edades para concientizar a los chicos de cuál es la realidad y que ellos pueden recuperar. Sería hermoso que al menos uno recuerde que un chinito habló hace tiempo de tecnología y que vaya al extranjero a capacitarse y regrese a su Perú a recuperar las cosas”.
La Huacachina
Así Morikawa explica el proyecto:
“No solamente es recuperar la Huacachina, sino el abastecimiento del agua. Vamos a hacer una planta de tratamiento de aguas residuales. Es agua tratada y también vamos a generar áreas verdes en todo el desierto de la Huacachina, empezando con el vivero nacional del huarango, árbol oriundo del lugar”.
Sin duda, una excepcional historia de éxito que aún tiene un promisorio futuro para Marino, Nanoplus7 y el Perú.
Marino Morikawa será uno de los expositores en el CADE Universitario 2016 a llevarse a cabo este sábado 2 de julio.

¿Quién Es Marino Morikawa?

Morikawa, el peruano que descontaminó una laguna en 15 días, ahora          va por el Titicaca.

Historias como las de Marino Morikawa demuestran que hay quienes progresan en el extranjero y están dispuestos a regresar a su país para contribuir con todo lo aprendido. Morikawa es Doctor en Ciencias Medio Ambientales y ha viajado por el Perú y el mundo concientizando y capacitando sobre el cuidado del medio ambiente, así como descontaminando hábitats naturales con su conocimiento de la nanotecnología. Ahora, quiere purificar el Lago Titicaca y la laguna Huacachina.

“Negocio” infame


​Por: Iván Slocovich, Director del Diario Correo. 12 de Julio 2016

Una de las “papas calientes” que recibirá el nuevo gobierno será sin duda el delicado tema de la minería ilegal, esa que opera impunemente desde hace décadas especialmente en sierra y selva, contaminando el ambiente, violando derechos elementales, exponiendo a la gente al peligro, promoviendo la explotación sexual y demostrándonos, una vez más, que contamos con un Estado que no logra controlar un problema inmenso que está en la punta de su nariz.

Se requiere ante todo un gobierno convencido y con voluntad política para erradicar esa lacra, tanto con la destrucción de dragas como con el respectivo apoyo social a la gente que tiene la desdicha de vivir directa o indirectamente de ese ilegal negocio. Otro factor sería intervenir en toda la cadena de comercialización del mineral extraído. Sin duda habrá muchas sorpresas al conocer cuál es el destino final especialmente del oro ilegal.

Un país que se dice civilizado y aspirante al Primer Mundo, según las dos últimas CADE, no puede seguir exhibiendo inmensas extensiones de Amazonía arrasadas por la extracción ilegal de minerales, campos y ríos contaminados; y esos infames “enclaves” y “zonas liberadas” con hoteles y bares de mala muerte donde se ejerce la prostitución, en muchos casos teniendo a menores de edad como protagonistas. Una vergüenza.

Ojalá que dentro de poco tengamos al “ambientalista” Marco Arana promoviendo desde su nueva función de padre de la patria toda acción que permita barrer con la fuerza del Estado a la minería ilegal, que destruye los ríos y los campos que tanto dice defender desde los tiempos en que se negaba a la extracción legal en Cajamarca. Será una forma de demostrar que es consecuente con su prédica verde, esa que lo ha llevado al privilegio de servir a su país desde el Congreso.


El nuevo gobierno dará un gran paso si al cabo de sus cinco años de mandato puede pararse al frente del país para darle cuenta de que cumplió con su elemental misión de haber barrido con la minería ilegal, con todo lo malo y hasta denigrante para la condición humana que genera. En esta lucha nadie puede estar en contra, salvo los interesados y aquellos que miden el daño ambiental, que es uno solo, con diferentes “estándares” y con doble rasero.
Foto: www.actualidadambiental.pe 

viernes, 1 de julio de 2016

Seis señales de que hemos entrado en una nueva era geológica


La humanidad ha dejado tanto impacto medioambiental en la Tierra que se cree que nuestro planeta ha entrado en una nueva era geológica: el Antropoceno.
No es fácil decidir si ya hemos entrado en una nueva era geológica 'creada' por el hombre, el Antropoceno, publica Gizmodo. Para definir un nuevo "capitulo en la historia geológica", los geólogos suelen basarse en las capas de las rocas, los fósiles y evidencias geoquímicas.
Sin embargo, el medio argumenta que "las huellas dactilares de la sociedad industrial" están en nuestros alrededores, y que algunas de los cuales permanecerán incluso cuando nosotros tal vez ya no existamos.

Los fósiles tecnológicos
La humanidad está generando a gran escala basura que no se descompone, indica el portal. Los llamados 'tecnofósiles' ―desde  CD-ROM y vasos de plástico, hasta chatarra electrónica― podrían permanecer en la Tierra durante miles de millones de años, sobreviviendo incluso a la humanidad.
Una reciente investigación advierte que los plásticos enterrados en vertederos podrían ser una 'bomba de tiempo'. Algunos vertederos, que se encuentran en el suelo bajo en las zonas de subsidencia tectónica, serán enterrados por más estratos y "fosilizados como muladares paleontológicos". Sin embargo, en los lugares de erosión comenzarán a liberar desechos, incluyendo plástico, en el ciclo sedimentario.



EarthFix/Flickr
Los fósiles reales
La edad de los seres humanos se caracterizará también por cambios drásticos en el registro de fósiles naturales, señala Gizmodo. La población de los humanos se ha incrementado considerablemente durante el último siglo, a lo que se añade el aumento en la cantidad de los animales domésticos.
Al mismo tiempo, algunas especies están despareciendo rápidamente ―estamos en las primeras etapas de una sexta extinción en masa― mientras que otras son llevadas a lugares que no son su hábitat natural.

La contaminación de carbono

Los seres humanos están quemando combustibles fósiles y liberando enormes cantidades de carbono al aire. El dióxido de carbono está calentando nuestro clima y remodelando la química atmosférica de una manera que "dejará una huella imborrable", señala el rotativo.
Asimismo, las capas recién formadas de hielo en los polos norte y sur atraparán diminutas muestras de nuestro ambiente moderno en forma de burbujas de aire, "ofreciendo a los geoquímicos del futuro el sabor de los cielos llenos de esmog".

Fertilizantes de nitrógeno

Si usted vivió en la Tierra durante los años 1960 y 70, contiene un rastro indeleble de la Guerra Fría en los huesos
El portal recuerda que el denominado proceso de Haber-Bosch transformó radicalmente la forma en que nos alimentamos a nosotros mismos y a nuestro planeta. Los químicos Fritz Haber y Carl Bosch propusieron utilizar la alta presión y el calor para convertir el nitrógeno atmosférico en fertilizante amoníaco, haciéndolo barato y de acción rápido.
Los agricultores aplicaron el fertilizante generosamente a los campos, lo que duplicó la cantidad de nitrógeno que circula activamente en nuestra biosfera. En ese sentido, el cambio del ciclo del nitrógeno de la Tierra "dejará una marca indeleble en la geoquímica y la ecología del Antropoceno".

Los pozos




Wikimedia
Los seres humanos están excavando, perforando, minando y explotando la corteza terrestre, lo cual tampoco pasará desapercibido. Todas esas actividades dejan 'cicatrices' en la faz de la Tierra que tardarán desde decenas hasta cientos de millones de años en desaparecer.

Las armas nucleares

Un punto clave del debate sobre el Antropoceno es el momento exacto en que comenzó. Algunos argumentan que la fecha sería 1964, año de pruebas de armas nucleares tan grandes que provocaron un repunte dramático en la cantidad de carbono radiactivo, o carbono-14, en nuestra atmósfera. "Si usted vivió en la Tierra durante los años 1960 y 70, contiene un rastro indeleble de la Guerra Fría en los huesos, y eso podría, literalmente, anunciar el comienzo de una nueva era", resume la publicación.

Foto: 'Baker Shot', un ensayo nuclear realizado por Estados Unidos en el atolón de Bikini en 1946. Wikimedia

La capa de ozono muestra los primeros signos de "curación" en la Antártida


Un equipo internacional de investigadores ha observado que el agujero de la capa de ozono ha disminuido considerablemente en comparación con su tamaño en el año 2000.
Un equipo internacional liderado por la profesora Susan Solomon, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), ha identificado las primeras "huellas de curación" de la capa de ozono en la Antártida. El estudio fue publicado en la revista 'Science'.
Según la página del MIT, los científicos han observado que el agujero en la capa de ozono se ha reducido para septiembre de 2015 en más de 4 millones de kilómetros cuadrados ―lo que significa casi la mitad del territorio de EE.UU.― en comparación con el tamaño alcanzado en el año 2000.
El equipo analizó la cantidad de ozono en la estratosfera entre 2000 y 2015 mediante globos sonda y satélites. Al mismo tiempo, los análisis de mediciones de dióxido de azufre emitidos por los volcanes han demostrado por primera vez que la recuperación de la capa de ozono en algunos momentos se desaceleró debido a los efectos de las erupciones volcánicas. Sin embargo, "el agujero de ozono parece estar de camino a la sanación", indica el medio.
Según los investigadores, ese cambio positivo se debe al Protocolo de Montreal firmado por todos los países del mundo en 1987 para prohibir el uso de los clorofluorocarbonos (CFC) que se emplearon masivamente, por ejemplo, en aparatos de refrigeración y latas de aerosol. "Ahora podemos estar seguros de que las cosas que hemos hecho han puesto al planeta en un camino de sanación", afirmó Susan Solomon.

Foto: NASA's Goddard Space Flight Center

La "muerte del invierno": La "distorsión" que pone en alerta a la comunidad científica


"Debemos declarar una emergencia climática global", afirmó el científico Paul Beckwith tras presentar sus investigaciones sobre las corrientes en chorro.
Paul Beckwith, climatólogo de la Universidad de Ottawa (Canadá), ha presentado nuevos datos que demostrarían que las modificaciones en las corrientes del hemisferio norte pueden distorsionar la producción mundial de alimentos y dar lugar a "conflictos geopolíticos masivos".
El científico afirma en un video que el cambio de la situación de las corrientes en chorro del hemisferio norte podría poner fin a las estaciones climáticas tal y como las conocemos.
Los nuevos datos aportados por el climatólogo muestran que las corrientes en chorro del hemisferio norte, compuestas de aire húmedo y caliente, han modificado su posición y han cruzado el ecuador, donde se han unido con las corrientes del hemisferio sur, compuestas por aire frío y seco.
"Bienvenidos al caos climático. Debemos declarar una emergencia climática global", exclama Paul Beckwith en su video.
Por su parte, el ecologista Robert Scribbler, afirmó que el calentamiento del aire polar debido al "cambio climático ampliado por la acción humana" reduce la inclinación atmosférica desde el ecuador a los polos, lo que permite que las corrientes en chorro se desvíen.
Scribbler sostiene que esta "distorsión climática" se debe al cambio climático y afirma que si la situación continúa, "algo que no pasaría de ninguna manera en un mundo normal […] básicamente amenazaría a la integridad de estaciones del año". Este escenario de calentamiento global llevaría a la "muerte del invierno", cuando el calor de verano envuelva la zona en la que en ese período debería hacer tiempo de invierno.

Foto: RT

El corazón del Amazonas está amenazado


Distintas organizaciones ambientales sostienen que el proyecto de construcción de 40 represas sobre el río Tapajós no se justifica económicamente y provocará daño ambiental.
El Gobierno de Brasil viene impulsando la construcción de cinco grandes represas y otras 35 más pequeñas sobre la cuenca del río Tapajós y sus afluentes. Este caudaloso curso fluvial atraviesa los estados de Amazonas y Pará y desemboca en el río Amazonas.
Este proyecto apunta a mejorar la producción de electricidad en la zona y su objetivo es generar 25 GW de energía hidroeléctrica para 2024. Además, prevé hacer del inmenso río un centro de vías navegables y transporte marítimo industrial para permitir que la producción de soja del Mato Grosso llegue a la costa y se pueda exportar al exterior.
Sin embargo, la planificación de estas represas tiene sus complejidades.
La destrucción del ambiente y la comunidad mandurukú
De acuerdo a la organización ambiental Greenpeace, "el río Tapajós, en el corazón de la Amazonia, es el hogar de miles de personas y alberga una incomparable biodiversidad". Entre las distintas especies que se desarrollan allí destacan los raros delfines rosados del Amazonas, mamíferos como el jaguar, el oso hormiguero gigante y el ocelote, además de una multiplicidad de aves y reptiles.
Asimismo, en la zona habitan unos 10.000 integrantes de la comunidad indígena mundurukú. En caso de construirse las represas, este pueblo originario se vería forzado a trasladarse, ya que sus tierras quedarían inundadas. De acuerdo con la Constitución brasileña esto es ilegal, ya que solo prevé el desplazamiento de poblaciones en casos de guerra o epidemias.
Un informe elaborado por la organización ecologista, citado por el diario 'The Guardian', sostiene que "hay otras maneras menos dañinas para generar la misma energía que necesita el país" y que pueden entrar en funcionamiento "con mayor rapidez que la energía hidroeléctrica". Asimismo, ponen en duda que el desarrollo de la energía hidroeléctrica sea "un enfoque viable" y "rentable", por lo que "un futuro energético basado en las represas es un error potencialmente desastroso".
De las 40 construcciones que prevé el proyecto, la más grande es la de São Luiz do Tapajós. Esta obra implica la construcción de un muro de 7,6 kilómetros de largo, que inundaría una superficie equivalente a más de tres veces la ciudad de Buenos Aires (729 km²).
La misma se encuentra actualmente suspendida por orden del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama), luego de una presentación realizada por la Fundación Nacional del Indio (Funai). Según la resolución del Ibama, el proyecto es incompatible con "el componente indígena".
"Esta es una batalla importante, no solo para las personas mundurukú, sino para todos en todo el mundo", sostuvo el jefe de la comunidad indígena, Sawré Muybu, en 'The Guardian': "Estamos hablando de uno de los bosques más grandes que aún existen en el planeta".
El informe de Greenpeace concluye que "es hora de que el Gobierno brasileño admita que la energía hidroeléctrica limpia en el Amazonas es un mito peligroso que siembra miseria y destrucción y no ofrece seguridad energética".

Foto: Reuters

sábado, 14 de mayo de 2016

El planeta es más verde que hace 33 años por el aumento de CO2


  

La Tierra es ahora más verde que hace tres décadas. Esta es la principal conclusión de un estudio internacional, publicado en Nature Climate Change, que ha detectado un ascenso significativo de la cantidad de biomasa verde –las hojas–, en el 40% de las regiones del planeta desde 1982 a 2015, mientras que solo en un 4% se ha apreciado una pérdida significativa de vegetación.

"Con este estudio, hemos podido atribuir el enverdecimiento del planeta al aumento de los niveles de CO2 atmosféricos provocado por el consumo de combustibles fósiles", asegura Josep Peñuelas, coautor del trabajo e investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), en España.

Al haber más dióxido de carbono, las plantas han podido generar más hojas capturándolo de la atmósfera, durante la fotosíntesis. Gracias a ello, el incremento de la concentración de este gas de efecto invernadero se ha visto frenado.

Esta gran adición de verde "puede tener la capacidad de cambiar los ciclos del agua y del carbono a nivel global", añade Peñuelas. Otros estudios ya habían detectado que las plantas eran capaces de almacenar cada vez más carbono desde 1980, lo que concuerda totalmente con la idea de enverdecimiento planetario que defiende esta investigación. 

Cambio de la superficie foliar en porcentaje, de 1982 a 2015. Cuanto más verde, más ha aumentado el número de hojas; cuanto más lila, más ha disminuido el número de hojas. (Foto: Ranga B. Myneni, Universidad de Boston)

 Sin embargo, esto no significa que el aumento de CO2 atmosférico sea positivo para el clima. A pesar de esta mayor cantidad de hojas, "el cambio climático, el aumento de la temperatura global, el incremento del nivel del mar, el deshielo o las tormentas tropicales cada vez más potentes son un hecho", asevera el investigador.

Además, "el efecto fertilizante del dióxido de carbono cada vez es menor a medida que las plantas van aclimatándose a este aumento o echan de menos otros recursos necesarios para su crecimiento como el agua o los nutrientes, sobre todo el fósforo".

Esta fertilización por parte del CO2 es el principal motivo (en un 70%) por el que la Tierra se está enverdeciendo. Pero el estudio, además, identifica el cambio climático (en un 8%), el nitrógeno atmosférico (en un 9%) y los cambios de usos del suelo (en un 4%) como otras razones de peso que habrá que seguir para ver cómo evoluciona la vegetación a nivel planetario. (Fuente: CREAF)
B. Myneni, Universidad de Boston) Además, "el efecto fertilizante del dióxido de carbono cada vez es menor a medida que las plantas van aclimatándose a este aumento o echan de menos otros recursos necesarios para su crecimiento como el agua o los nutrientes, sobre todo el fósforo". Esta fertilización por parte del CO2 es el principal motivo (en un 70%) por el que la Tierra se está enverdeciendo. Pero el estudio, además, identifica el cambio climático (en un 8%), el nitrógeno atmosférico (en un 9%) y los cambios de usos del suelo (en un 4%) como otras razones de peso que habrá que seguir para ver cómo evoluciona la vegetación a nivel planetario. (Fuente: CREAF)